PEDELEC CANARIAS

La bicicleta es un excelente medio de transporte. Es rápido, eficiente, seguro, saludable y muy agradable de utilizar. Hasta la Segunda Guerra Mundial, su uso era muy extendido en Europa, pero la creciente industrialización y el acceso fácil a los vehículos a motor por parte de la población fueron marginando su uso a actividades de recreo (excepto en algunos países como Holanda o Dinamarca). Desde finales de la década de los 90, una mayor concienciación de la población unida a la necesidad de buscar un medio de transporte eficiente en las saturadas ciudades, está ayudando a que la bicicleta sea usada de nuevo. Hoy ya nadie se sorprende si una persona usa la bicicleta para ir a trabajar.

En España, que no es un país especialmente cuidadoso con el entorno urbano, hay una auténtica revolución, y muchas ciudades están haciendo grandes inversiones y promoción de la bicicleta como medio de transporte personal.

Pero según el terreno, distancia o condición física del usuario, la bicicleta puede resultar algo pesada. En este punto, una bicicleta eléctrica es la solución ideal, ya que elimina factores como el viento de cara o las cuestas, permitiendo recorrer más distancia, en menos tiempo y con un ejercicio físico muy moderado (incluso ninguno, según modelos).

La bicicleta es el vehículo ecológico 100%, ya que sólo usa nuestra energía, y no requiere ningún mantenimiento. La bicicleta eléctrica es muy eficiente (muchísimo más que un coche, por ejemplo), pero requiere energía. Aún así, sus ventajas para recorridos menores de 30 km. diarios son evidentes, con un coste de mantenimiento mínimo, y sin emisiones.

Tiene más lógica que un vehículo de 25 kg. mueva a una persona de 80 kg., que no mover un vehículo de 1500 kg, ¿no?

Esto sin mencionar ¡¡¡el placer de conducir una bicicleta eléctrica!!! El silencioso empuje del motor transmite unas sensaciones únicas.